Clima y pintura

Clima y pintura: ¿qué debemos tener en cuenta?

Te hemos contado cómo trabajar en exteriores, y ahora que se acerca el verano los clientes solicitan una remodelación. En Rodapin te damos algunos detalles que todo profesional debería conocer a la hora de empezar cualquier trabajo de pintura tanto para exteriores como para pintura en interior.

Los motivos en los que hay que fijarse son en mayor parte los referentes al estado en el que se secaría la pintura, que afectan al acabado final y a la durabilidad.

Los aspectos que debes conocer son los siguientes:

  • La humedad

En zonas de España como el norte o las más cercanas a la costa, siempre hay que tener en cuenta la condensación en el ambiente. Por ello tendríamos no es recomendable que sea superior al 70%, si lo es, la calidad de nuestro trabajo se vería afectada notablemente y no deberíamos continuar.   Ya que nos dificultará a la hora de trabajar y estropeará el acabado.

  • La lluvia y el viento

El viento aunque muchos crean de forma engañosa que puede ayudar a un secado mucho más rápido, es una afirmación totalmente falsa. Acelera el secado de manera importante sí pero solo lo hace de una manera superficial, lo que en muchas ocasiones hace que la pintura se cuartee.

  • La temperatura

Para aplicar y trabajar de una manera cómoda y eficaz, nunca se debería pintar con unas temperaturas menores a 5º o superiores a 40º. Estas temperaturas extremas tanto a la baja como en exceso, son fatales para el tratamiento de la pintura y su buena aplicación.

Así como los cambios bruscos de temperatura a diferentes horas del día. Si por ejemplo, vamos a pintar en un día caluroso de verano debemos hacerlo en las horas más frescas, para que la pintura no sufra los rayos del sol ni las altas temperaturas.

Hablando del clima y la pintura es necesario hablar del tiempo de secado, uno de los factores importantes a la hora de perfeccionar nuestro trabajo. Para reconocer si finalmente nuestra pintura está seca, disponemos de tres categorías que se conocen como:

  • Secado al tacto

Lo que sucede en éste momento es que el solvente se ha evaporado en los primeros minutos de la capa más superficial, lo que no significa que la pintura esté seca. Ese solvente ha podido ser absorbido por la pared y la parte interior de la pintura continúe húmeda, lo que conlleva a que la adherencia no se haya completado. Estaríamos hablando de pinturas plásticas, al contrario que las pinturas sintéticas donde el secado al tacto puede llevarle algunas horas más. En este momento del secado aún no podrás aplicar otra capa, sino que deberás esperar varias horas.

Si aplicásemos aquí la segunda capa estaríamos mezclando ambas y tendríamos ante nosotros un problema de cubrición en la pared.

  • Secado entre manos

Generalmente las pinturas fabricadas hoy en día tienen un secado muy parecido, pasadas unas cuatro horas cualquier pintura tipo de pared ya habría secado y podríamos aplicar la segunda capa. En pinturas sintéticas deberíamos esperar 24 horas.

 

  • Secado para uso

Se trata del estado en el que pasadas unas 12 horas, lo que se llama el “tiempo de curado” la pintura se ha endurecido y secado completamente en todas sus capas. Aquí la pintura puede ser lavada o restregada ya que no sufrirá ninguna variación.

Teniendo en cuenta todos estos detalles sobre cómo afecta el clima a nuestros trabajos, seguro que programarás tu próximo proyecto con una visión diferente. En nuestros proyectos los cambios meteorológicos también son importantes.

Descarga nuestro catálogo

Rodillos, mini rodillos, cubetas, brochas, pinceles, paletinas, espátulas y todas las demás herramientas y accesorios que necesitas para pintar y proteger las superficies

Descargar PDF

Deja una respuesta